Ratio de Endeudamiento

El ratio de endeudamiento es un parámetro muy relevante que se utiliza especialmente para constatar el nivel de deuda que tiene una empresa. Con el objetivo principal de determinar cuál es la carga financiera que pueden soportar en un determinado momento. Es tan importante conocerlo, que con mucha frecuencia es utilizado por las entidades bancarias para clarificar si pueden conceder o no una línea de crédito y bajo qué condiciones en su contratación. No en vano, las empresas menos endeudadas son más sensibles a una resolución más favorable sobre su concesión y pueden ser financiadas con mayor facilidad.

Cómo se calcula el ratio de endeudamiento

La mayor dificultad que genera este término contable es realizar el cálculo para llegar a conocer el nivel de deuda de una empresa. Pues bien, no es sencillo pero vamos a tratar de que pueda comprenderse con menos complejidad técnica. Viene determinado por el cociente entre el total de las deudas contraídas, tanto del pasivo corriente como del corriente) y la suma del pasivo en general y del denominado neto patrimonial.

De esta operación aritmética saldrá un digito en función de los apuntes contables que hayamos utilizado. A medida de que sea más alto estará indicando con muchas claridad de que la empresa analizada cuenta con una deuda que es excesiva y que en sus niveles más altos indica que puede ser muy peligrosa para llevar a cabo los objetivos de expansión. Mientras que por otra parte, un ratio más bajo indicará todo lo contrario o puede que también aporte demasiados capitales en propiedad.

De todas formas, este cálculo se puede simplificar a través de una operación más sencilla de aplicar, aunque no con la exactitud del anterior modelo. Se basaría en el resultado de dividir todo el pasivo de las empresas (deuda) por el neto patrimonial. En cualquiera de los casos nos proporcionará una idea bastante aproximada sobre el ratio de endeudamiento de la empresa analizada.

Destinado a varios plazos

Otro de los aspectos que deben tenerse en cuenta en el ratio o nivel de endeudamiento es que no es una variable homogénea. Sino que por el contrario, puedes calcularse teniendo en cuenta el corto o largo plazo. Con la posibilidad, más que probable, de que sus resultados no sean los mismos en ambas mediaciones ya que se analizan unos niveles en la deuda que están claramente  diferenciados.

Por otra parte, uno de los factores que mejor deben analizarse consiste en conocer cuál es su interpretación real. En este sentido, es más fácil de explicar ya que todas las empresas recurren en algún que otro momento a una línea de crédito bancaria. Aunque con diversas finalidades, como por ejemplo son las destinadas a compra de material o equipos industriales, ampliar su capital social o sencillamente para pagar a sus trabajadores o suministradores, entre algunos de los escenarios más relevantes.

Control del capital de la empresa

Ante este panorama es muy relevante desde el principio saber el ratio de endeudamiento que puede soportar un negocio porque puede determinar el parámetro más objetivo para controlar el capital propio de la empresa. Al igual que para detectar cuál es el ajeno. Como consecuencia de su aplicación, servirá para que los empresarios sepan en que momento pueden pedir un préstamo sin poner en riesgo la estabilidad de su proyecto. Mientras que por otra parte, es una herramienta que con frecuencia utilizan las entidades financieras para dar a repuesta positiva o no a la demanda en búsqueda de financiación.

Mientras que por otras, siempre será muy interesante que se pueda comparar el ratio de endeudamiento con el Ebitda. Es decir, el beneficio bruto de explotación calculado antes de deducir los gastos financieros. Por un motivo muy preciso que consiste en tendremos una idea más aproximada sobre la deuda respecto al beneficio operativo de la empresa. Un dato que es muy utilizado para constatar cual es el estado real de la misma.