Ratio de Endeudamiento

deuda de una empresa

Al hablar de ratio de endeudamiento nos estamos refiriendo a un parámetro que se utiliza con cierta frecuencia para detectar el nivel de deuda que tiene una empresa. Con diferentes objetivos en su desarrollo, ya que esta operación puede realizarse para saber si un banco puede conceder una línea de crédito o para asegurarse el cobro por parte de clientes o proveedores. No en vano, su finalidad está muy bien definida y no es otra que cerciorarse de cuál es la carga financiera que puede ser asumida por esa empresa.

Su relevancia viene determinada por el hecho de que una empresa que presenta un ratio de endeudamiento muy bajo siempre será más sensible para que las entidades financieras le concedan un crédito y a  la inversa. Hasta el punto de que es una operación bastante habitual en estos momentos en el ámbito financiero. Estando permitida por la normativa vigente ya que al fin y al cabo de lo que se trata es de que no se produzca ninguna situación de morosidad en el sistema bancario español.

Mientras que por otra parte, también hay que indicar que el ratio de endeudamiento básicamente lo que hace es medir el apalancamiento financiero de una empresa. Es decir, hasta que nivel de deuda puede llegar a soportar frente a los recursos propios. En este sentido, diferentes estudios ponen han puesto de manifiesto que en el nivel óptimo se sitúa en el 50 %. Aunque es cierto que es necesario analizar otras variables contables que pueden variar (muy levemente) este porcentaje. Para lo que se necesitará un análisis mucho más extenso y complejo que el derivado por el ratio de endeudamiento.

Concepto de ratio de endeudamiento

Al referirnos al ratio de endeudamiento hay que poner de manifiesto que este parámetro económico está muy vinculado a la rentabilidad de la propia empresa. En el sentido de que está indicando en realidad la financiación externa a sus recursos naturales. Es decir, y dicho de otra forma, indica de una manera muy clara y diáfana el porcentaje de las deudas contraídas en relación a sus propios fondos monetarios. Por lo que su interpretación estará derivada por este cálculo en la contabilidad.

Por otra parte, otro concepto que se deriva del ratio de endeudamiento es que puede responder a muchas de las preguntas que se hace cualquier pequeño o mediano empresario en su negocio. Como por ejemplo, si ha sido acertada o no la medida de demandar una línea de crédito por más importe y no invertir tantos recursos propios. Por este motivo, ante de tomar cualquier clase de decisión sobre el financiamiento privado es necesario conocer cuál es el endeudamiento real que tiene. Será una forma de optimizar esta operación y hasta de constatar hasta que límite podemos pedir un crédito y bajo qué condiciones en su contratación.

A menudo es muy frecuente que las empresas de baja capitalización opten por la solución equivocada como consecuencia de la falta de conocimiento de este dato. Si por cualquier circunstancia no se pudiese hallar o calcular este ratio sería muy conveniente que nos pusiésemos en manos de un profesional contable o en la gestión que se encargaría de solucionar este problema que a veces puede costarnos muy caro. Por dos razones básicas que exponemos a continuación:

  • Pagar un tipo de interés que podría evitarse.
  • Optar por la decisión menos adecuado en cada caso.

Desde luego que son motivos más que suficientes como para que en la próxima ocasión tratemos de calcular correctamente el ratio de endeudamiento que tiene nuestra compañía o línea de negocio. No en vano, podemos ahorrar algo más de dinero con estas actuaciones contables.

¿Cómo se calcula el ratio de endeudamiento?

ahorros

Su cálculo no es complejo de hallar si se tiene cierta experiencia en los movimientos contables de la empresa. Hasta el punto de que los propios responsables de esta área pueden conocer en pocos minutos cuál es el ratio de endeudamiento. Para ello habrá que realizar una operación matemática como hallar el cociente entre el total de las deudas contraídas y la suma del neto patrimonial. El resultado de este movimiento contable es el que al final determinará el ratio de endeudamiento.

No obstante, el siguiente paso y no menos importante, es su interpretación. En este sentido, hay una regla muy clara y es que a medida que el dato resultante sea más elevado significará que la deuda de la empresa es excesiva. Mientras que por el contrario, una tasa más reducida es la señal de que esta es soportable o asimilable para las cuentas empresariales. Se trata de un parámetro que hay que medir, por ejemplo, para poner de manifiesto si se puede llevar a cabo un plan de expansión o sencillamente con el objetivo de endeudarse en los próximos años.

De cualquier manera, hay otra opción para detectar este estado en las empresas que es mucho más sencillo que el anterior. Es decir, simplificando la operación bajo la siguiente estrategia: dividir el pasivo de las empresas (deuda) por el neto patrimonial. No será tan exacto como en el modelo anterior, pero a cambio puede dar una idea más detallada sobre el nivel de endeudamiento de una empresa.  En cualquiera de los casos, nos ofrece una visión muy amplia de las cuentas empresariales y que es muy importante para financiarse, expandirse o abrir nuevas líneas de negocio. No es de extrañar, por tanto, que sea un sistema utilizado por buena parte de los negocios para conocer cuál es el estado de real de sus cuentas, en especial por su vinculación con las deudas generadas.

Calcular el ratio de endeudamiento no costará gran esfuerzo llevarlo a cabo y además nos ofrecerá un diagnostico muy preciso sobre la empresa analizada. Hasta el punto de que es muy conveniente aplicarlo con cierta regularidad para que de esta forma no nos llevemos alguna que otra sorpresa que puede implicar un cambio en su gestión. Tal y como ha venido pasando en los últimos años, y muy especialmente tras la crisis económica que se iniciase en 2008. En donde un buen número de empresas nacionales (e internacionales) han visto como su ratio de endeudamiento se ha elevado muy rápidamente.

¿Qué significa ratio de endeudamiento?: negativo y positivo

Como explicábamos anteriormente el resultado de un ratio de endeudamiento puede tener una doble dirección: positivo y negativo. Como por otra parte es lógico entender sus resultados serán diametralmente opuestos sobre el diagnóstico de la empresa analizada. Porque en efecto, si correcta interpretación nos dará mucho valor al análisis. En el caso de que el ratio de endeudamiento sea positivo implicará que la empresa estará excesivamente endeudada y como consecuencia de este estado en sus cuentas tendrá mucho más difícil acceder a cualquier clase de financiación por parte de las entidades de crédito. Generalmente este hecho contable sucede este nivel está situado por encima de los 0,60 puntos.

Mientras que por el contrario, un ratio de endeudamiento negativo (por debajo de los 0,40 puntos indica todo lo contrario. Es decir, que la empresa cuenta con recursos propios para responder de las operaciones financieras. Este escenario lleva a la práctica de que sus demandas de financiación sean mejor atendidas por parte de los bancos. Aunque para tomar la decisión también será muy importante constatar cuál es el tipo de interés que deberán afrontar en sus operaciones. En cualquiera de los casos, se trata de una actuación que tiene por objetivo proteger los intereses de los emisores del préstamo, al igual que evitar que el endeudamiento de las empresas pueda perjudicar su funcionamiento. Porque no podemos olvidar de que incluso puede generarse como consecuencia de este factor la quiebra de la empresa. Uno de los peores escenarios desde el punto de vista empresarial y contable.

Para entender este aspecto hay que aludiré a que en principio el nivel de endeudamiento empresarial no es ni bueno ni malo. Si no que sobre todo dependerá de si tenemos que  pagar un tipo de interés muy alto en la financiación. O en su defecto si rentabilidad que se genera a través de esa deuda se encuentra por debajo del coste de la operación. Esto en la práctica quiere decir que en los momentos actuales puede ser favorable para los intereses de una empresa. Debido a que el precio del dinero en la zona euro es muy barato como consecuencia de la decisión por parte del Banco Central Europeo (BCE) de situar el tipo de interés en el 0 %. El nivel más bajo jamás visto en esta área económica.

Este factor tan importante permitirá que merezca la pena endeudarse gracias al bajo coste que producirá en las cuentas de la empresa. Otra cosa bien diferente es si se produce un cambio de tendencia y el tipo de interés interbancario empieza a subir. No en vano, repercutirá en el balance de las empresas al tener que pagar más dinero por la contratación de cualquier línea de crédito empresarial. Es decir, ya no será una operación tan rentable como hasta ahora, al menos proporcionalmente en función de las subidas que sean acotadas por las autoridades monetarias del BCE.

bool(true)