Líneas de descuento

lineas de descuento

Se denomina línea de descuento a un producto destinado a la financiación de pequeñas y medianas empresas y trabajadores por cuenta propia que se caracteriza fundamentalmente por su liquidez en el pago. En el sentido de que es una cantidad de dinero que pone a disposición de sus clientes las entidades bancarias durante un periodo de tiempo determinado y generalmente queda fijado en la operación.

Entre otros objetivos, para para que los usuarios puedan percibir algunos recibos vinculados con su actividad profesional y que es un importe que es adelantado por los propios bancos.

Otra de sus aportaciones más relevantes radica en el hecho de que estos pagos materializados a través de una línea de descuento se formalizan después del vencimiento de otros productos de similares características, como por ejemplo las letras de cabio. Pero, ¿cuál es su principal finalidad?

Pues para algo tan necesario para cualquier clase de empresas como es financiarse a corto plazo. Para lo cual, se conforma como uno de los sistemas de pago más eficaces del mercado bancario y que además aporta menos riesgo sobre esta operación.

Cómo funciona una línea de descuento

Para entender el mecanismo de este sistema de financiación tan especial nada mejor que apuntar un ejemplo que ilustre cómo es su funcionamiento en realidad. Es el caso de un emprendedor o trabajador autónomo que le han pagado los proveedores con un pagaré bancario y necesita con más rapidez este dinero.

Pues bien, este producto (pagaré) suele tener un vencimiento aproximado entre 3 y 6 meses y puede que el interesado no pueda pasar tanto tiempo sin cobrar el importe adeudado. En este caso en concreto, si tiene contratado una línea de descuento le permitirá que no tenga que esperar esos meses para disponerlo rápidamente en su cuenta de empresa.

Mientras que por otra parte, su formalización no está exenta de gastos ya que esta punta de liquidez bancaria conlleva unas comisiones y unos intereses al igual que cualquier clase de crédito convencional y que se aplicará sobre la cantidad recibida. Por tanto, será necesario analizar si conviene formalizar o no la línea de descuento ante las necesidades del negocio o empresa.

El tipo de interés se calcula sobre teniendo en cuenta la diferencia de días que existen entre la fecha de vencimiento de la factura y la de la propia línea de descuento. En donde medida que los plazos sean más amplios, mayor será el recargo que cobrarán los bancos por este adelanto. Mientras, que por otra parte, las comisiones se mueven en una horquilla que va del 0,50 % al 2 %, en función de la entidad financiera con la que se opere con este producto.

prestamos

Línea de descuentos: cobros adelantados

¿Por qué opta una pequeña o mediana empresa por esta línea de liquidez tan característica. Pues fundamentalmente para que su contabilidad no se resienta por el retardo en los cobros y que puede llegar a afectar a que tenga ciertos problemas para pagar las nóminas a sus trabajadores, abonar los impuestos o incluso acometer una estrategia empresarial más expansiva. Aunque no todos los agentes económicos son sensibles a abrir este producto financiero. Sino que por el contrario, suelen ser utilizadas por empresas o también personas que tienen una vinculación profesional ligada con el sector de las ventas.

Otro de los aspectos en que se debe incidir es que las líneas de descuento se trabajan con otros productos, como por ejemplo son los pagarés, letras de cambio y recibos. Desde este escenario, recalcar que tiene que ser la propia entidad financiera quien la acepte porque al fin y al cabo será la que anticipe el importe total derivado de la operación. En un movimiento contable en que los plazos de pago desempeñará un papel fundamental para su resolución.