Grupos de Cotización

grupos de cotizacion

Los grupos de cotización se constituyen en uno de los parámetros principales por el que se establece el nivel de cotización de una empresa a la Seguridad Social. Se tienen en cuenta, entre otros motivos, para determinar la bonificación en algunas de las situaciones por las que pueden atravesar los trabajadores, como por ejemplo cuando están dados de baja.

Si por algo se caracterizan estos niveles es porque no siempre son los mismos, sino que por el contrario dependen de cómo se haya contribuido al Sistema Nacional de la Seguridad Social.

Se trata de un método que se ha utilizado tradicionalmente en las últimas décadas para desarrollar las diferentes categorías profesionales que pueden establecerse en el actual marco laboral.

Como consecuencia de esta característica, los grupos de cotización son los que al final establecen las bases objetivas por las cuáles se configuran las cotizaciones máximas y mínimas en el Régimen General de los Trabajadores. Por tanto, es el dato que indicará cuál es la remuneración del trabajador y que varían sensiblemente de un nivel a otro.

Grupos de cotización: qué son

Una vez que se haya comprendido el significado de estos niveles en la cotización por parte de los trabajadores es el momento para poner de manifiesto para qué sirven. En primer lugar, para algo tan relevante como es acotar los límites de los salarios de los trabajadores por cuenta ajena. En el sentido, de que no podrán excederse de los límites impuestos a cada uno de estos niveles. Bajo ningún aspecto podrá llevarse a cabo esta desviación.

Mientras que por otra parte, estos grupos son los que determinarán las características de cada puesto de trabajo: salario a percibir, cualificación o titulación requerida y por supuesto que el perfil que se demanda para desempeñar el puesto de trabajo. Por tanto, se puede comprobar la relevancia que adquiere este valor, tanto para los pequeños y medianos empresarios como para el propio trabajador.

seguridad social

Para qué sirven los grupos de cotización

Una de sus aspectos más relevantes es que su conocimiento es de especial importancia para calcular la indemnización en los casos de despido. Hasta el punto de que las cuantías no serán las mismas de unos grupos a otros. Por otra parte, también inciden en las situaciones en que se llega a una excedencia voluntaria ya que cuando reingresen de nuevo solo podrán optar a un puesto laboral de la misma categoría profesional, si quedase alguna vacante en ese preciso momento.

Están divididos en varios grupos que van desde la categoría más alta (licenciados o titulados superiores) a la más baja que corresponde a los trabajadores por cuenta ajena menores de edad o una menor cualificación (auxiliares, peones u oficiales). En función de estos baremos la base de cotización será diferente y en dependencia del nivel que se tenga, de una manera progresiva.

Un aspecto que no se contempla en los trabajos realizados sobre los grupos de cotización es el que se refiere a cómo quedan los trabajadores por cuenta propia o autónomos. Pues bien, no les afecta para nada esta división ya que tienen que cotizar según el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), en donde no están contempladas estas variaciones de unos puestos de trabajo a otros.

Por último, señalar que la incidencia de esta variable en la cotización incide, no solo en el nivel en donde se debe de cotizar, sino que también sirve para aplicarla en los casos concretos de despidos laborales, excedencias voluntarias y en menor medida para determinar la cuantía de la pensión de los mayores. Son muchos los motivos para tenerlo en cuenta a partir de estos momentos por parte de los trabajadores y más allá de otras consideraciones de carácter técnico.