Formas de pago a proveedores

formas de pago a proveedores

El pago a los proveedores puede canalizarse a través de diferentes cargos al tratarse de uno de los movimientos a cuenta que incorporan una mayor flexibilidad para mandar unos fondos monetarios a los profesionales o empresas que abastecen de servicios o productos a nuestra actividad. Por esta razón la lista de formas de pago es tan amplia y puede utilizarse en función de las características de cada una de ellas.

Los sistemas de abono van desde los estrictamente bancarios basados en realizarlos en efectivo y a los que están habituados la mayoría de usuarios bancarios a otros más complejos que basan su estrategia en el uso de ciertos productos destinados a esta operación contable. No tan puntuales en las operaciones entre particulares y por tanto merecen una mayor atención. ¿Desean conocer cuáles son algunos de los más relevantes para realizar esta transacción económica?

Pago a proveedores: con la cuenta corriente por delante

Buena parte de estos modelos en la gestión se llevan a cabo desde una cuenta corriente, personal o profesional, en la que se tiene en cuenta diferentes servicios bancarios y con unas particularidades muy bien definidas. Una de las más comunes es por medio del pago en efectivo, aunque conlleva un grave problema en su formalización. No es otro que el hecho de que no están permitidas las transacciones superiores a 2.500 euros lo que limita su utilización para pagar a los proveedores. Entre otras razones porque un exceso en el importe genera una penalización de hasta el 25 % sobre el importe enviado.

transferencia bancaria a proveedores

Transferencias bancarias: es otra de las opciones disponibles para realizar este movimiento contable y que está especialmente indicado para transacciones entre entidades financieras. Se trata de un modelo muy flexible de utilizar, aunque a cambio puede impulsar unas altas comisiones en su gestión. Permitirá, por otra parte, una mayor facilidad a los proveedores para cobrar estos cargos a cuenta.

Domiciliación bancaria: este sistema de pago permitirá una mayor flexibilidad a los proveedores para cobrar los apuntes contables. Por un motivo muy sencillo de comprender y es que serán ellos mismo quienes controlen el tiempo de estos proceso.

Pagarés, confirming

Dentro de otro grupo están integrados los sistemas de pago que están vinculados a un producto o servicio bancario determinado que tiene como finalidad conseguir estos objetivos, entre otros muchos. Los efectos son los mismos que en el anterior bloque, pero en este caso desde herramientas bancarias muy específicas y que están dirigidas para esta clase de operaciones. Como a través de los siguientes productos que exponemos a continuación:

Pagaré: es muy parecido al cheque bancario, aunque con una diferencia sustancial y es que este dispone de una fecha de caducidad que habrá que cumplirse en todas las situaciones. Está dirigido a operaciones con plazos en los pagos para que estos no puedan demorarse en exceso.

Confirming: es un sistema de pago relativamente moderno que se basa en que se ordena a la entidad  bancaria realizar un abono a un proveedor en una determinada fecha. Tiene la ventaja de que será el propio banco quien se encargue de realizar este movimiento contable (a petición del cliente) a cambio de una comisión. En cualquier caso, habrá que analizarse si este gasto compensa realmente ya que si se realizan muchas de estas operaciones el desembolso puede ser muy elevado para los intereses de los usuarios.

Letra de cambio: uno de los modelos más utilizados hasta hace pocos años y que básicamente se refiere a un documento mercantil en el que será la empresa quien se encargue de realizar este envío monetario a otro negocio o proveedor acordando, tanto la cuantía como la fecha de ejecución. Es habitualmente utilizada por la gran comodidad que le supone a la primera de las partes de este proceso.