Descuento de pagarés

crisis económica

El descuento de pagarés es un producto muy específico que se caracteriza por no estar vinculados al impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Esto en la práctica significa que no devengará timbres en el preciso momento de ser descontados y que se constituye en una de sus aportaciones más relevantes respecto a otros modelos de similares prestaciones.

Otra de sus diferenciaciones reside en el hecho de que pueden ser anticipados y por tanto muy beneficiosos para que muchas pequeñas y medianas empresas y comercios en general puedan mantener una punta de liquidez en sus cuentas bancarias.

En cualquier caso, es muy sencillo reconocer un descuento de pagarés no a la orden debido a que presentan su firma en el reverso de este producto financiero. Mientras que por otra parte, no se transmiten por una operación de endoso, tal y como ocurre, por ejemplo con las letras de cambio o los propios pagarés a la orden, entre otros productos bancarios.

Sino que por el contrario, se transmiten a través de una cesión ordinaria que requerirá en todos los casos de una previa notificación de este envío a la persona o empresa deudora. Es decir, a la otra parte del proceso que se desea realizar. Son tan solo unas señales muy claras que hacen muy reconocibles la existencia de este sistema de cobro tan especial en entre las empresas.

Pagarés no a la orden

Es esencial para su correcta compresión que este modelo en el pago empresarial se sustancia en que produce un notable beneficio al beneficiario del mismo.

Es decir, porque sobre todo puede cobrarlo antes de su fecha de vencimiento y este factor les puede ayudar a mantener con mayor liquidez su contabilidad. En vez de tenerse que ajustar a un plazo y en cualquier caso se asegura el cobro que se le adeuda.

Pues bien, en la práctica supone un recurso que generan las entidades de financiación privada para que sus clientes estén en disposición de obtener liquidez de una manera sencilla y sobre todo rápida. Aunque haya que ajustarse a sus especiales condiciones en su contratación que son las estamos aclarando a los usuarios en estos momentos.

Por otra parte, no puede olvidarse que su formalización conlleva una comisión que variará en función de que quien es la entidad que lo comercializa. Porque es un producto que está incorporado, tanto a las ofertas de las propias entidades de financiación privadas como a los propios bancos.

Con la única diferencia que presentarán unos gastos por su formalización que puede suponer una pequeña diferencia de unas pocas décimas porcentuales sobre este recargo.

Siendo una de sus principales ventajas el hecho de que es un modelo a través del cual se pueden mejorar de los ratios del balance de una empresa o línea de negocio. Mientras que su inconveniente más relevante radica en que se perderá una parte del beneficio por la simple razón de que la operación se ha ejecutado antes de plazo y se cobran unas tarifas por parte de las entidades financiaras.

Descuento de pagarés urgente

Otra figura en los modelos de pago es la que se refiere a este otro producto financiero. Tratándose en este caso de un método para que las empresas se puedan dotar de liquidez de manera inmediata en un momento dato y con la finalidad de afrontar sus gastos e inversiones.

Su mecánica es más compleja ya que se emplea para adelantar (antes de su vencimiento) los pagos que se deben a terceras personas. No obstante, en este movimiento contable el importante no llega a alcanzar la totalidad del importe, sino a un 60 %, 70 % u 80 % sobre el mismo.

Mientras que por el contrario, el elemento más perjudicial de los descuentos de pagarés urgente es el alto coste que tienen. Por tanto, habrá que valorar si merece o no la pena realizarlo en algún que otro momento.

Online y entre particulares

Otros de los formatos son los descuentos de pagarés online y entre particulares. El primero de ellos, y como bien indica su nombre, se puede formalizar en línea y sobresale por la comodidad en su formalización.

Mientras que los descuentos de pagarés entre particulares se consigue en cierta forma aplazar el pago con el objetivo de generar mayor liquidez en ese periodo y puede ser muy favorable para no utilizar un crédito bancario que implicará el desembolso de intereses y comisiones.