Administrador Concursal

Se trata de una figura jurídica que por desgracia hasta cierto punto ha sido habitual en los momentos de la plena crisis económica que se inició en el 2008. Porque estamos hablando de una persona designada por las altas instancias judiciales para que se encargue de velar y preservar por el buen desarrollo de una empresa que ha sido declarada en quiebra o suspensión de pagos. En donde deberá ejercitar esta importante tarea profesional cumpliendo y acatando todas las formalidades que son exigidas por el ordenamiento jurídico en nuestro país.

Esta es la primera clave para entender correctamente los que es en realidad el administrador concursal ya que su primera premisa es que se produzca una situación de quiebra en la empresa. Generalmente, como consecuencia de la elevada deuda que acumula a través de los años y que suele provocar que esta no pueda realizar los pagos a trabajadores, proveedores u organismo oficiales (Seguridad Social, Hacienda, etc.)

Administrador concursal: velar por la continuidad empresarial

Uno de los primeros objetivos que persigue esta figura tan especial en el sector empresarial es que la línea de negocio afectada por esta situación pueda continuar con su actividad. Hasta el punto de que le dictará buena parte de la gestión que debe realizarse en estos casos tan extremos. Uno de los más comunes es la restricción de gastos con la finalidad de que se no se vaya acumulando la deuda. Para que de esta forma, pueda ajustarse al nuevo presupuesto generado de manera excepcional para salir de este escenario tan peligroso.

En unos casos, la labor del administrador concursal tiene éxito y termina sus funciones en el momento en que se han solucionado los problemas de la empresa. Normalmente a partir del segundo o tercer año desde que desempeña estas funciones y debido a diferentes causas. Momento en deja de ejercer esta tarea profesional. Mientras que en otros, el proceso termina con el cierre de la empresa ante la imposibilidad de subsanar las incidencias económicas y estructurales de la misma. Con la liquidación de bienes de forma ordenada, tal y como indica la actual normativa.

Cuánto cobra un administrador concursal

Este proceso administrativo tiene su mayor incidencia en la medida que los indicadores de la economía empeoran. De forma, que con periodos económicos expansivos el descenso en los procesos concursales decrece notablemente y proporcionalmente a estas variables macroeconómicas.

En cualquier caso, la persona que ejerce como administrador concursal es individual. Generalmente se le requiere estudios en economía o derecho y es un aval el que tenga una formación específica en Derecho Concursal. Mientras que por otra parte, por lo que respecta a sus honorarios profesionales hay que indicar que tienen el derecho de percibir un salario, o mejor dicho, retribución que está estipulada en el Real Decreto 1860/2004.

¿Pero en que consiste realmente esta remuneración a su trabajo? Irá en función de cada caso ya que puede haber una mayor complejidad en unas situaciones más que en otras. Pero para que se entienda perfectamente habrá que indicar que hay que una parte que se integra en la fase del concurso y otra para el periodo de liquidación, si al final se diese esta circunstancia. En cada uno de estos procesos será del 50 % sobre la retribución sobre el pago a los proveedores, es decir a partes iguales. Pero ateniéndose a una especial característica sobre su abono ya que se devengará en los cinco siguientes días después del auto judicial en el primero de los escenarios. Mientras que por el contrario, en el segundo de ellos se formalizará en el mismo periodo, pero desde su resolución firme.

En cualquier caso, deberá exponerse a una evaluación de este proceso a través de lo que se denomina la fase de calificación que será la que determine la tarea desarrollada en estas funciones tan especiales que conforman la administración concursal.