ElFactorK: finanzas, pagarés, talones y créditos

Letras de Cambio

Las letras de cambio son una orden ejecutada por particulares o preferentemente por pequeños y medianos empresarios con un objetivo muy claro: sustituir los pagos en efectivo. En cualquier caso, se caracteriza porque tienen que darse dos características muy especiales en su emisión. Por una parte, el compromiso tácito de pago entre las dos partes que forman este proceso y por otro lado, que se recoja también una fecha determinada para su ejecución.

Pues bien, si se cumplen estas condiciones no cabe duda de que estamos en realidad ante una letra de cambio. Se utilizar preferentemente para líneas de crédito, de cualquier naturaleza, aunque también se aplica para obtener un adelanto del pago o descuento. Se trata de una operación muy beneficiosa para emprendedores y empresarios debido a que genera una liquidez inmediata en el corto plazo.

Cuando se firma este documento, el librador que es así como se denomina a la figura que lo emite, se está comprometiendo a pagar un dinero a terceras personas y es cuando este producto financiero adquiere la condición de estar obligado a ejecutar este traspaso monetario en los plazos convenidos. En cierta forma, las letras de cambio son muy parecidas a lo que se hace con el descuento de pagarés.

Artículo relacionado:
Letras de cambio

Para la existencia de las letras de cambio deben aparecer tres figuras que son insustituibles en la redacción de este documento. El librador que es la persona jurídica o física que emite o gira este documento. El librado, que por el contrario es quien acepta la emisión de pago y por último el tomador que es sencillamente quien lo recibe y quien  se le debe abonar este cargo a cuenta.

El uso de este sistema de pago permite que pueda obtenerse un nivel de liquidez mediante el descuento. Se trata, en definitiva, de una herramienta para conseguir diferentes líneas de crédito, entre ellas préstamos empresariales, leasing o factoring entre las más relevantes.

tipos de letra de cambio

Tipos de letras de cambio

Si por algo se distingue este modelo de pago es por su elevada flexibilidad y de la que adolecen otros productos de similares características. Esto se debe a que las letras de cambio presentan diferentes fechas de vencimiento. Es decir, los plazos cuando deben ser abonadas y que determinan que se puedan contabilizar hasta cuatro tipos de letras de cambio. ¿Quieres conocer cuáles son en realidad? Puede que sea una información muy útil debido a que pueda ayudar a optimizar esta orden dentro de la contabilidad de una empresa. Su esencia es la mismo y lo que las diferencia es la fecha de vencimiento de las mismas.

  • Hay letras giradas a día fijo y que vencen en esta fecha, a la vista. Es decir, tendrá su vencimiento en la misma, y por tanto no se podrá sobrepasar estos límites en el tiempo.
  • Con un plazo desde la fecha de su emisión en donde se expresará algo muy parecido a lo siguiente: “abónese 1.000 euros el día 13 de agosto de 2019”. En este caso, el mandato se tendrá que ejecutar en esa fecha en concreto.
  • Letras de cambio a un plazo desde la vista y que son las que cumplen los periodos desde que han sido aceptadas. Son las más complejas de todas debido a que puede haber ciertas confusiones sobre hasta dónde puede llegar su vencimiento y por tanto no son tan habituales en las operaciones comerciales o mercantiles.
  • Las letras conocidas popularmente como pagaderas y que se denominan de esta manera porque esta denominación se hará efectiva sino no se ha aplicado en este producto financieros una fecha de vencimiento. Hasta el punto de que se formalizará al año siguiente salvo que no se indique lo contrario. Son también conocidas como liberadas a un plazo desde la vista o desde el momento de su correspondiente aceptación.

Crowdsourcing

En los últimos años están apareciendo una serie de términos muy innovadores que tienen mucho que ver con los planteamientos comerciales o de marketing directo. Uno de estos es crowdsourcing y cuya significado real es la demanda de una información u opinión, más o menos contrastada, sobre algún tema en particular con la finalidad de desarrollar una tarea específica.

Dentro de esta estrategia, tiene cabida muchos aspectos que tienen que ver con la implantación de un producto o servicio en el mercado, una tendencia en el sector del consumo o sencillamente inspirar un objetivo propagandístico o en el ámbito de los valores.

Tipos y Ejemplos de Crowdsourcing

Para entender mejor lo que es en realidad el crowdsourcing basta mencionar que es un sistema empleado por parte de muchas empresas o multinacionales para conocer la opinión de los consumidores sobre un producto que está disponible en el mercado o van a lanzarlo en las próximas fechas.

Para que de esta forma, dispongan de un dato más eficaz y objetivo sobre el grado de penetración que tendrá entre los sectores más importantes de la sociedad. En este sentido, se asemeja mucho a lo que sería una campaña de marketing.

Artículo relacionado:
Qué es el Crowdsourcing

Crowdsourcing para crear un debate

El crowdsourcing también puede ser empleado para crear un debate sobre las necesidades de los usuarios. Esta es una tendencia que cada es más valorada por parte de los agentes sociales y sobre todo empresariales.

Como por ejemplo, impulsar el uso de un determinado modelo de teléfono móvil o desde el punto de vista de las ideas, poner en marcha un debate social, político, laboral, ecológicos o de otra naturaleza.

Desde este escenario general, y con tantas aplicaciones que pueda aportar el crowdsourcing, hay un rasgo común que ayuda a identificar este término tan moderno. Es el que se refiere a los objetivos que busca y que pueden ser de diferente naturaleza, como por ejemplo en los siguientes escenarios:

  • Aumentar las ventas de un producto destinado al consumo.
  • Elevar el conocimiento por parte de los usuarios.
  • Generar opiniones entre algunos de los sectores de la sociedad.

En donde otro de sus rasgos comunes es que las empresas obtienen unos datos o informaciones muy valiosos sin que tengan que afrontar grandes cantidades de dinero.

A través de unos resultados que serán casi siempre mucho más beneficiosos que por medio de otras estrategias de marketing más convencionales.

Crowdsourcing para la financiación colectiva

No obstante, en los últimos tiempos este término ha estado más ligado a la financiación colectiva y es más conocido desde esta perspectiva.

Es decir, buscar financiación para diversas finalidades como la venta de libros, discos a otra serie de actividades profesionales, artísticas o empresariales. En donde su máxima expresión está ligada a la puesta en marcha de start-ups o empresas de reciente creación.

En esto último segmento empresarial, se ha constituido en una fuente alternativa a la inversión tradicional procedente de los bancos u otras entidades financieras.

Con el objetivo de que puedan crecer desde el principio, sin endeudarse excesivamente y generalmente con unas condiciones mejores en su contratación.

Por otra parte, se postula como una manera para no depender de intereses ajenos que puedan representar los grupos financieros.

Desde este punto de vista, la financiación colectiva permite dotarse de mayor independencia para llevar a cabo un proyecto empresarial o incluso solidario.

La estrategia del esta clase de crowdsourcing, por otra parte, se basa fundamentalmente en la confianza por ambas partes y este factor es el que propicia que puedan financiarse proyectos que no únicamente tienen unas finalidades económicas basadas en la rentabilidad de los mismos.

Para constituirse en estos momentos es una potente vía para desarrollar proyectos innovadores. Buscando a personas o empresas que parten de la misma concepción en el terreno de la forma de pensar o concebir un negocio.

ASNEF

ASNEF es el acrónimo de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito y desde luego que es un organismo que no trae buenos recuerdos a algunos usuarios bancarios. Debido a que gestiona una base de datos que recoge incidencias en los impagos y en la que están incorporadas personas que tienen contraída una deuda por falta de pago en relación a entidades bancarias, financieras y empresas de otra naturaleza. Tal es el riesgo de estar incluido en esta lista tan poco deseada que puede limitarlas para acceder a cualquier línea de crédito: personal, dirigida al consumo o incluso hipoteca.

Por este motivo es muy importante conocer si realmente formamos parte de una lista de morosos, como la que desarrolla ASNEF. Para que de ser cierto, tratar por todos los medios de salir de ella para evitar problemas en la contratación de algunos productos y servicios financieros.

Es muy importante conocer que la base de datos de ASNEF está gestionada por la compañía Equifax. En estos listados pueden aparecer las deudas de sus clientes en las siguientes empresas: bancos, aseguradoras, telecomunicaciones o proveedoras de servicios de electricidad y gas, entre algunas de las más relevantes.

Artículo relacionado:
Cómo saber si estoy en ASNEF

Cómo saber si estoy en lista de morosos

Formar parte de este fichero puede tener consecuencias nefastas ya que puede cerrar las puertas de la financiación privada a los afectados por esta situación. ¿Cómo reconocer que somos una de estas personas? Un primer indicio puede provenir de la propia empresa a la que debemos un importe monetario, habitualmente procedente del impago de una factura o recibo doméstico (luz, agua, gas…). En estos casos, pueden notificar al cliente, a través de una carta certificada, la situación en la que se encuentra y la necesidad de cumplir con sus obligaciones.

Esta demanda también puede canalizarse consultando los informes de solvencia de personas y empresas que están disponibles en algunas consultoras que pueden acceder a los principales ficheros de morosidad de España. Con la ventaja de que esta gestión puede realizarse en formato online, en la mayoría de las ocasiones previo pago de una tarifa o cuota por la contratación de este servicio puntual. En pocos minutos, el usuario tendrá constancia de su presencia o no en los ficheros de ASNEF.

Identificados con un número de referencia

Otra de las claves para tener la certeza del cumplimiento de este escenario tan poco deseado tiene que ver con el número de referencia. Se trata de unos dígitos con los que están registrados los morosos y que en teoría deberían recibirlos en su domicilio a través de un correo personal para notificarles su situación actual.

Se constituye en la forma más sencilla para poner de manifiesto que sí, que están en posiciones deudoras ante algunas empresas. Pero no siempre es así y hay que detectar otras vías de información más sofisticadas que cumplan con estos objetivos.

Para verificar esta información puede accederse a través de Internet por medio del número de referencia en la página web de Equifax, empresa que gestiona la lista de morosidad de ASNEF. Una vez introducido el dato, el sistema informático permitirá mostrar el listado y constatar cuáles han sido los motivos para integrarse en la misma.

Sin número de referencia

Si por otra parte, no se dispone de este dato no habrá más remedio que variar de estrategia y optar por contactar con Equifax por correo electrónico o postal. Con la finalidad de que aporten la información sobre la titularidad en la lista de morosos.

Antes habrá que enviarles una carta (con fotocopia del DNI) requiriéndoles de si el nombre demandado forma parte de este singular club. Si todo se desarrolla correctamente, en pocos días se tendrá una respuesta definitiva, en uno u otro sentido. En cualquiera de los casos, con un objetivo inmediato: salir de ella cuánto antes.

Administrador Concursal

Se trata de una figura jurídica que por desgracia hasta cierto punto ha sido habitual en los momentos de la plena crisis económica que se inició en el 2008. Porque estamos hablando de una persona designada por las altas instancias judiciales para que se encargue de velar y preservar por el buen desarrollo de una empresa que ha sido declarada en quiebra o suspensión de pagos. En donde deberá ejercitar esta importante tarea profesional cumpliendo y acatando todas las formalidades que son exigidas por el ordenamiento jurídico en nuestro país.

Esta es la primera clave para entender correctamente los que es en realidad el administrador concursal ya que su primera premisa es que se produzca una situación de quiebra en la empresa. Generalmente, como consecuencia de la elevada deuda que acumula a través de los años y que suele provocar que esta no pueda realizar los pagos a trabajadores, proveedores u organismo oficiales (Seguridad Social, Hacienda, etc.)

Uno de los primeros objetivos que persigue esta figura tan especial en el sector empresarial es que la línea de negocio afectada por esta situación pueda continuar con su actividad. Hasta el punto de que le dictará buena parte de la gestión que debe realizarse en estos casos tan extremos. Uno de los más comunes es la restricción de gastos con la finalidad de que se no se vaya acumulando la deuda. Para que de esta forma, pueda ajustarse al nuevo presupuesto generado de manera excepcional para salir de este escenario tan peligroso.

En unos casos, la labor del administrador concursal tiene éxito y termina sus funciones en el momento en que se han solucionado los problemas de la empresa. Normalmente a partir del segundo o tercer año desde que desempeña estas funciones y debido a diferentes causas. Momento en deja de ejercer esta tarea profesional. Mientras que en otros, el proceso termina con el cierre de la empresa ante la imposibilidad de subsanar las incidencias económicas y estructurales de la misma. Con la liquidación de bienes de forma ordenada, tal y como indica la actual normativa.

Artículo relacionado:
Administrador Concursal

Cuánto cobra un administrador concursal

Este proceso administrativo tiene su mayor incidencia en la medida que los indicadores de la economía empeoran. De forma, que con periodos económicos expansivos el descenso en los procesos concursales decrece notablemente y proporcionalmente a estas variables macroeconómicas.

En cualquier caso, la persona que ejerce como administrador concursal es individual. Generalmente se le requiere estudios en economía o derecho y es un aval el que tenga una formación específica en Derecho Concursal. Mientras que por otra parte, por lo que respecta a sus honorarios profesionales hay que indicar que tienen el derecho de percibir un salario, o mejor dicho, retribución que está estipulada en el Real Decreto 1860/2004.

¿Pero en que consiste realmente esta remuneración a su trabajo? Irá en función de cada caso ya que puede haber una mayor complejidad en unas situaciones más que en otras. Pero para que se entienda perfectamente habrá que indicar que hay que una parte que se integra en la fase del concurso y otra para el periodo de liquidación, si al final se diese esta circunstancia. En cada uno de estos procesos será del 50 % sobre la retribución sobre el pago a los proveedores, es decir a partes iguales. Pero ateniéndose a una especial característica sobre su abono ya que se devengará en los cinco siguientes días después del auto judicial en el primero de los escenarios. Mientras que por el contrario, en el segundo de ellos se formalizará en el mismo periodo, pero desde su resolución firme.

En cualquier caso, deberá exponerse a una evaluación de este proceso a través de lo que se denomina la fase de calificación que será la que determine la tarea desarrollada en estas funciones tan especiales que conforman la administración concursal.

Líneas de descuento

Se denomina línea de descuento a un producto destinado a la financiación de pequeñas y medianas empresas y trabajadores por cuenta propia que se caracteriza fundamentalmente por su liquidez en el pago. En el sentido de que es una cantidad de dinero que pone a disposición de sus clientes las entidades bancarias durante un periodo de tiempo determinado y generalmente queda fijado en la operación.

Entre otros objetivos, para para que los usuarios puedan percibir algunos recibos vinculados con su actividad profesional y que es un importe que es adelantado por los propios bancos.

Otra de sus aportaciones más relevantes radica en el hecho de que estos pagos materializados a través de una línea de descuento se formalizan después del vencimiento de otros productos de similares características, como por ejemplo las letras de cabio. Pero, ¿cuál es su principal finalidad?

Pues para algo tan necesario para cualquier clase de empresas como es financiarse a corto plazo. Para lo cual, se conforma como uno de los sistemas de pago más eficaces del mercado bancario y que además aporta menos riesgo sobre esta operación.

Artículo relacionado:
Líneas de descuento

Cómo funciona una línea de descuento

Para entender el mecanismo de este sistema de financiación tan especial nada mejor que apuntar un ejemplo que ilustre cómo es su funcionamiento en realidad. Es el caso de un emprendedor o trabajador autónomo que le han pagado los proveedores con un pagaré bancario y necesita con más rapidez este dinero.

Pues bien, este producto (pagaré) suele tener un vencimiento aproximado entre 3 y 6 meses y puede que el interesado no pueda pasar tanto tiempo sin cobrar el importe adeudado. En este caso en concreto, si tiene contratado una línea de descuento le permitirá que no tenga que esperar esos meses para disponerlo rápidamente en su cuenta de empresa.

Mientras que por otra parte, su formalización no está exenta de gastos ya que esta punta de liquidez bancaria conlleva unas comisiones y unos intereses al igual que cualquier clase de crédito convencional y que se aplicará sobre la cantidad recibida. Por tanto, será necesario analizar si conviene formalizar o no la línea de descuento ante las necesidades del negocio o empresa.

El tipo de interés se calcula sobre teniendo en cuenta la diferencia de días que existen entre la fecha de vencimiento de la factura y la de la propia línea de descuento. En donde medida que los plazos sean más amplios, mayor será el recargo que cobrarán los bancos por este adelanto. Mientras, que por otra parte, las comisiones se mueven en una horquilla que va del 0,50 % al 2 %, en función de la entidad financiera con la que se opere con este producto.

Línea de descuentos: cobros adelantados

¿Por qué opta una pequeña o mediana empresa por esta línea de liquidez tan característica. Pues fundamentalmente para que su contabilidad no se resienta por el retardo en los cobros y que puede llegar a afectar a que tenga ciertos problemas para pagar las nóminas a sus trabajadores, abonar los impuestos o incluso acometer una estrategia empresarial más expansiva. Aunque no todos los agentes económicos son sensibles a abrir este producto financiero. Sino que por el contrario, suelen ser utilizadas por empresas o también personas que tienen una vinculación profesional ligada con el sector de las ventas.

Otro de los aspectos en que se debe incidir es que las líneas de descuento se trabajan con otros productos, como por ejemplo son los pagarés, letras de cambio y recibos. Desde este escenario, recalcar que tiene que ser la propia entidad financiera quien la acepte porque al fin y al cabo será la que anticipe el importe total derivado de la operación. En un movimiento contable en que los plazos de pago desempeñará un papel fundamental para su resolución.

Talón bancario

El talón bancario es un documento de pago utilizado, tanto por empresas como particulares, que sirve fundamentalmente para enviar un importe monetario a terceros. Pero a diferencia de otros productos de similares características, este tiene diferentes acepciones en función del destino que se le da a este modelo de pago. Tendrán diferentes usos respecto a las necesidades reales por parte de los usuarios en esta clase de servicios financieros. Con aplicaciones muy diferentes, tal y como vamos a comprobar a continuación.

Uno de los más habituales, aunque no el más interesante desde el punto de vista de los pagos a clientes o proveedores, es el denominado talón personal que es el entregado por parte de la entidad financiera a las personas que demandan este producto de una forma individualizada para que puedan realizar sus pagos a otros particulares o empresas conforme sus necesidades de liquidez.

Pero con una relevante aportación o diferencias sobre otra clase de talones que no es otra que el hecho de que el emisor de este producto es la propia entidad de crédito y por tanto es la que está obligada a realizar el abono del mismo. Aunque sea la otra parte, es decir el cliente, la encargada de rellenar y firmar el talón.

Artículo relacionado:
Talón Bancario

Talón conformado: ¿cómo es?

Otra de las modalidades del talón bancario, y que puede llegar a interesar más a los pequeños y medianos empresarios, es la que está vinculada a lo que es el talón conformado. ¿Pero sabemos realmente en que consiste esta forma de abono? Pues básicamente sus características son prácticamente las mismas que el talón bancario o personal, pero con una diferencia que es muy importante para su conformación y posterior explicación.

Por lo que en este caso en concreto, el documento está avalado por el propio banco y que incluso lo rubrica con un inconfundible sello en el anverso y reverso del talón. Esta actuación tiene como objetivo principal confirmar la operación, y por tanto constatar, que el cliente tiene la suficiente liquidez en su cuenta de ahorro como para respaldar este movimiento contable.

Desde el punto de vista de los receptores de este producto es mucho más seguro porque tendrán la completa seguridad de que recibirán el dinero. En otras palabras, se asegura a la otra parte del proceso que el talón lo podrán cobrar sin ninguna clase de problemas. Esta una pequeña diferencia respecto a los talones o cheques bancario ya que conceptualmente son muy difíciles de distinguir. Su desventaja reside en que hay que solicitarlos a la entidad financiera para que verifique el estado real de las cuentas del usuario. Mientras que por el contrario, sus destinatarios tendrán que acudir a una oficina para cobrarlo.

Diferencias entre talón y pagaré bancario

Por otra parte, es muy habitual que este producto bancario sea confundido con el pagaré. Para que no haya dudas sobre la estructura de ambos medios de pago nada mejor que poner de manifiesto sus principales diferencias. La principal reside en que en primero no consta ni está reflejada la fecha de pago sobre el importe acordado. Este hecho propicia en que sea un modelo mucho más flexible para cobrarlo por parte de empresas o particulares

Mientras que una segunda diferencia reside en que talón bancario, cualquiera que fuese su naturaleza, nunca va dirigido al portador, sino que por el contrario el abono se dirige a una persona física o jurídica. Otro aspecto en el que divergen ambos productos, por último, es que el talón bancario no puede ser avalado por una tercera persona, algo que por otra parte no ocurre con el pagaré. En donde el más relevante riesgo es que no cuenten con el respaldo de los fondos por parte de sus emisores, a excepción del talón conformado tal y como se ha explicado anteriormente.

Ratio de endeudamiento

El ratio de endeudamiento es un parámetro muy relevante que se utiliza especialmente para constatar el nivel de deuda que tiene una empresa. Con el objetivo principal de determinar cuál es la carga financiera que pueden soportar en un determinado momento. Es tan importante conocerlo, que con mucha frecuencia es utilizado por las entidades bancarias para clarificar si pueden conceder o no una línea de crédito y bajo qué condiciones en su contratación. No en vano, las empresas menos endeudadas son más sensibles a una resolución más favorable sobre su concesión y pueden ser financiadas con mayor facilidad.

Artículo relacionado:
Ratio de Endeudamiento

Cómo se calcula el ratio de endeudamiento

La mayor dificultad que genera este término contable es realizar el cálculo para llegar a conocer el nivel de deuda de una empresa. Pues bien, no es sencillo pero vamos a tratar de que pueda comprenderse con menos complejidad técnica. Viene determinado por el cociente entre el total de las deudas contraídas, tanto del pasivo corriente como del corriente) y la suma del pasivo en general y del denominado neto patrimonial.

De esta operación aritmética saldrá un digito en función de los apuntes contables que hayamos utilizado. A medida de que sea más alto estará indicando con muchas claridad de que la empresa analizada cuenta con una deuda que es excesiva y que en sus niveles más altos indica que puede ser muy peligrosa para llevar a cabo los objetivos de expansión. Mientras que por otra parte, un ratio más bajo indicará todo lo contrario o puede que también aporte demasiados capitales en propiedad.

De todas formas, este cálculo se puede simplificar a través de una operación más sencilla de aplicar, aunque no con la exactitud del anterior modelo. Se basaría en el resultado de dividir todo el pasivo de las empresas (deuda) por el neto patrimonial. En cualquiera de los casos nos proporcionará una idea bastante aproximada sobre el ratio de endeudamiento de la empresa analizada.

Destinado a varios plazos

Otro de los aspectos que deben tenerse en cuenta en el ratio o nivel de endeudamiento es que no es una variable homogénea. Sino que por el contrario, puedes calcularse teniendo en cuenta el corto o largo plazo. Con la posibilidad, más que probable, de que sus resultados no sean los mismos en ambas mediaciones ya que se analizan unos niveles en la deuda que están claramente  diferenciados.

Por otra parte, uno de los factores que mejor deben analizarse consiste en conocer cuál es su interpretación real. En este sentido, es más fácil de explicar ya que todas las empresas recurren en algún que otro momento a una línea de crédito bancaria. Aunque con diversas finalidades, como por ejemplo son las destinadas a compra de material o equipos industriales, ampliar su capital social o sencillamente para pagar a sus trabajadores o suministradores, entre algunos de los escenarios más relevantes.

Control del capital de la empresa

Ante este panorama es muy relevante desde el principio saber el ratio de endeudamiento que puede soportar un negocio porque puede determinar el parámetro más objetivo para controlar el capital propio de la empresa. Al igual que para detectar cuál es el ajeno. Como consecuencia de su aplicación, servirá para que los empresarios sepan en que momento pueden pedir un préstamo sin poner en riesgo la estabilidad de su proyecto. Mientras que por otra parte, es una herramienta que con frecuencia utilizan las entidades financieras para dar a repuesta positiva o no a la demanda en búsqueda de financiación.

Mientras que por otras, siempre será muy interesante que se pueda comparar el ratio de endeudamiento con el Ebitda. Es decir, el beneficio bruto de explotación calculado antes de deducir los gastos financieros. Por un motivo muy preciso que consiste en tendremos una idea más aproximada sobre la deuda respecto al beneficio operativo de la empresa. Un dato que es muy utilizado para constatar cual es el estado real de la misma.

Descuento de efectos

Este es un producto muy especial que puede favorecer los intereses de una empresa en un momento determinado. A pesar de que su coste monetario es realmente elevado, por encima del de otros productos financieros. En cualquier caso, sum mayor relevancia reside en que se constituye en una herramienta para afrontar los problemas de liquidez. Para hacer frente a pagos a proveedores, abonar las nóminas de los trabajadores o llevar a cabo algún proceso expansivo dentro de la empresa. Situaciones por las que pasan con cierta frecuencia un buen número de pequeñas y medianas compañías de nuestro país.

Pero su importancia va aún más allá ya que se trata de un producto muy variado al podernos encontrar con documentos de estas características de diversa naturaleza. Como por ejemplo, cheques, pagarés o letras de cambio, entre algunos de los más importantes. En donde su utilización variará en función de varios parámetros: plazos, urgencias en los pagos, comisiones y por supuesto que su proceso de formalización.

Artículo relacionado:
Descuento de efectos

Cesión de crédito

La cesión de crédito es una operación por la que una persona o empresa (acreedor) transmite a otra (cesionario) los derechos que representa el primero de ellos frente a un tercero. Pero con una aportación muy especial que ayuda a entender mejor este producto financiero: en ningún momento la relación inicial desaparece. En cualquier caso, debe cumplir con un requisito básico, la obligación que sea formalizado bajo un consenso por ambas partes. Es decir, la voluntad común de los dos para llegar a un acuerdo sobre estas condiciones en la cesión de crédito.

Puede ser muy beneficioso a las partes que forman parte del proceso por una razón muy contundente. Se debe a que con su aplicación no se paraliza el activo circulante de la pequeña y mediana empresa y por tanto puede seguir desarrollando su línea de negocio con toda normalidad. Mientras que por otra parte, ¿qué se consigue con su uso? Pues bien, algo tan sencillo como cobrar un dinero de forma anticipada respecto a su vencimiento. En donde se tendría que abonar un tipo de interés previamente pactado y sus consiguientes comisiones.    

Artículo relacionado:
Cesión de crédito